sábado, 7 de marzo de 2015

Eolo vuelve a correr


   Nuna entrada pasada falé del primer anemómetru que fice con un ventilador de microondes (http://cienciaastur.blogspot.com.es/2015/02/midiendo-la-velocida-deolo.html), comentara que tres un tiempu d’usu refugué d'él, por dellos motivos, ye más por una temporada escaecí’l proyeutu, poro col anunciu de la entrada (pal día 17 d’aviento de 2011) d’un temporalón d’aire perfuerte, con previsión de rabaseres de 120 km/h, creyí que sedría bona idea volver a él, ¿qué triba d’aparatu podía facer pa midir la velocidá d’aquellos airones?
    Facía dellos díes sacará pa’l patiu tres de casa una bici vieya, non ensin antes desmontar el cuentakilómetros, que guardé ente los trastos que teo n’espera de ser reutilizaos. El cuenta nun tardó muncho en salir del purgatoriu, fueron en compaña con él una unidá llectora de cd, un cd vieyu, tres pelotes de pinpong y un plumeru. Con too diba montar un anemómetru que sedría portátil y autónomu (nun tinía que cargar col polímetru dixital, que bien frayáu ta ya).


    Del llector de cd’s saqué’l rodamientu del motor, cola exa y el discu que garra´l cd pa que dea vueltes. Ésti amestelu al cd (que corté como vese na semeya) fixáu con torniellos, y en caún de los brazos punxe una pelota de pinpong cortada pela metá, pa que captase l’aire y ficiese xirar el conxuntu. Fixé l’argadiellu nel palu del plumeru, que fadría de mangu, y monté la parte móvil de cuentakilómetros nun brazu de cd, y la fixa nun apéndiz qu’atornillé al palu del plumeru. Namás quedaba programar el cuentakilómetros. Tuve entreteníu tola tardiquina, namás quedaba esperar que llegare l’aire.


    La mañana entamó con airón, que poquiñin a poco fueron aumentando. A media mañana la cosa taba permovida, asina que decidi garrar l’inventu y salir a ver que pasaba. Bono de momento parecía qu’aguantaba, les rabaseres llegaben a cincuenta y pico km por hora. Taba frente por frente de la mar, nel llanu la ilesia, al descampáu, l’aire soplaba que ya yera la de coyer, colé pa casa, anque con mente de volver depués d’un cachín, pues dicíen que tovía diba a dir a más.
    ¡Ja!, ¿a más?... foi a muncho más. Cuando llegué a la ilesia un cachu depués, malapenes se podía tar de pie, amás viníen unes rabaseres que metíen miéu, de la fuercia con qu’emburriaben y el ruíu qu’armaben. Poro yo diba ellí pa midir l’aire. y eso foi lo que fice, ¡buf!, debió quedame una cara de tontu... Alzé l’anemótmetru y vi que la velocidá d’aquella rabasera yera de 78, non 82, non espera 94, ¡zas!, l’anemómetru desfízose’n mil cachiquinos... Otra vegada taba ensín anemómetru, lliteralmente, asina que pol momentu aparqué’l proyeutu, anque tiempu depués volví a les andaes, anque esa ye otra hestoría que ya te cuntaré.

P.d. Esi día en Cabu Peñes (Gozón), que ta bien averáu a mio casa, llegó a midise una velocidá de 104 km/h.

No hay comentarios:

Publicar un comentario