sábado, 8 de agosto de 2015

Un vasao de café caliente...

   La madrugada d’aquella nueche d’agostu nes praeres de la Campa Cueiru (Somiedu/Teberga) foi fresca, les primeres lluces de l’alboriada foron la señal de que yera hora de llevantanse del sacu, salir del vivac y tratar d’almorzar daqué. Al abrir la bolsa alcordeme que había mercao, na gasolinera, dos vasos de café autocalentable. Cómo nos prestó’l cafetín caliente, y la sensación de caldiar les manes col máxicu vasu.


   Nun ye nengún misteriu cómo calienten el café estes bebides, algo que cuando yera chavalín (antes que vendiesen estes bebides) pude ver por mi mesmo,  nel  “llaboratoriu” que tenía nel pupitre, al amestar sosa y agua. La reaición que se produz ye lo que nomen procesu exotérmicu. Les bebides autocalentables usen esti principiu básicu (anque usen cloruru de calciu), xunío a l’entornu au se produz la reaición, ya que la bebida ta metida nun recipiente d’aluminiu (que conduz perbien la temperatura) y esti ta nun envoltorio de prolipropileno (mal conductor de la termperatura) polo que la mayor parte de la enerxía de la reaición úsase pa caldiar el café.

   Una tarde d’aburrimientu púnxeme a esferruñar con un vasu d’estos a ver. Asina por exemplu, midí cuántos graos subía la temperatura del café al poner en marcha la reaición, el café pasó de 21 ºC a 56ºC, el fabricante decía que aumentaría la temperatura unos 40ºC, bueno al final aumentó solo 35, no está mal, ¿por qué está diferencia? No me quedaba otra que sacar otru vasu y entamar a calcular…

   Saqué los dos componentes que producen la reaición, la sal pesaba 55,22 g, y l’agua 60 g, con esto pude calcular la enerxía de la reaición. Esos 55,22 g de sal equivalen de 0,497 mol, al consultar les tables  de variaciones d’entalpíes de disolución de sales n’agua, vi qu’el calor desprendío al disolver esta sal n’agua ye 82,9kJ/mol, polo que despréndense  41,25kJ (esto sal de multiplicar 0,497 por 82,9). Agora con una cenciella fórmula podemos calcular cuánto calienta’l café que hai dientro’l vasu (con una masa de 92 g). La fórmula qu’usé ye la del calor absorvío por una masa determinada: 



au Q ye’l calor absorvío, m la masa, C el calor específico y AT la diferencia de temperatura. 

    Adautamos la fórmula pa los distintos materiales que entren en xuegu:
 

   Al aplicar la fórmula sal que tendría qu’aumentar 40 ºC (lo que dicía’l fabricante), entós, ¿por qué garró menos temperatura’l café? Hai dos componentes nesta diferencia, la primera ye que tanto’l fabricante como yo usamos como valor del calor específicu una aproximación,  onde la disolución salina y la bebida tienen un calor específico igual a de l’agua (1,00 cal/g•ºC), ya que ye perfarrogosu calculalo.
  L’otru componente pa que destremen les temperatures teóriques y reales, ye’l más importante, l’aisllante del vasu nun ye tolo bonu que cabría esperar, y a traviés de les paredes de plásticu del vasu escapa bastante enerxía, tanta qu’hai vegaes que malapenes se puede aguantar el vasu nes manes. Colos cálculos conocemos la temperatura que se xenera, pero non la que perdemos por culpa d’aisllantes reales (que nun aisllen lo que diz la teoría), anque  gracies a esto n’alboriaes fríes, como aquella na Campa Cueiru, eses pérdides d’enerxía presten un cachu…

Postdata: escribir esta entradina diome pie a otres esperiencies, que trataré de desendolcar nel futuru, ¿cuánta enerxía se pierde a traviés del aisllante? ¿Podrá facese un vasu autoenfriable, usando una sal (quiciabes nitratu amónicu) qu’al disolvese desencadene un procesu endotérmicu?

No hay comentarios:

Publicar un comentario