domingo, 10 de septiembre de 2017

Una hestoria de pantasmes



            Como amante de la ciencia soi perescépticu, por eso nun trago una sola hestoria de pantames, estraterrestres y otres falacies como l’adivinación, los amuletos, bruxería... Anque va dellos años tuve una esperiencia que cuando menos despertó la mio curiosidá, por tratase dalguien averáu, asina que vime implicáu nuna Hestoria de pantasmes.


            Anque bien sabía un collaciu lo que pienso sobre los temes paranormales, vieno a veme pa cuntame dalgo que taba pasando na so casa, y que tenía a él a la so muyer en tensión continua. Creyíen que teníen un pantasma en casa, y quería face-yos la vida imposible. Esi iviernu, en cuantes que llegaba la nueche, mentantes durmíen, poníase-yos un pesu na pechera, que-yos facía puxu, una opresión que foi a más, y la so muyer teníalu dafechu, tol día. Amás tamién sentíen chasquíos y pitíos pela casa. Taben cagaos. Ya probaren a pasar l’agua, a ufrir mises, y chando agua bendito pela casa, y nada. La muyer taba nun ris de volvese lloca, y el mio collaciu taba fundíu:

            -Ties que vinir a casa, nun sabemos que facer ya. Tamos aburríos –dixo desesperáu.
            -Ya sabes que nun creo neses coses, que voi facete yo.
            -Por eso, tu nun crees, a la meyor a ti gárrate miéu, yo que sé. Por favor, ven.
      
              Enxamás viera al mio collaciu asina, polo que fui a la so casa esa mesma nueche.

          Cenamos lo más tranquilamente que pudimos, por que aquella xente taba desencaxao, y dempués, como yera iviernu, quedamos na cocina a la calor del fueu.
            -Bono, que hai qu’esperar a les doce, o apaez según y-da.
            -Nun ye de risa – remuñó la muyer del collaciu. – Cuando lo sientas vas creyelu.
            Pasaba’l tiempu, pero yo nun sintía nada, o sí. La vista taba anublinándoseme, el mio collaciu entamó a lloriquiar: -Ya ta, ta equí. ¡Marchá! Déxanos en paz, rediós. –Glayó cola mano nel pechu.
            Coime, paez que yo tamién taba sintiendo daqué, un puxu nel pechu, que cuasi dolía, amás sentíame un poco mareáu. Nun podía ser, ¿taba esi pantasma de verdá ente nós? La muyer dixo que si nun sintía los chasquíos, ella diba poco que taba escuchándolos. La verdá que nun llegué sintir nada, porque nesi momentu vi les coses bien nidies: -Toos fuera, vamos pa mio casa.
            -¿Qué pasa? Ties miéu... – dixo’l collaciu.
            -Sí, pero non a los pantasmas, ya se lo que pasa equí. Vamos.
  
          Nun-yos quise dicir lo que yera, hasta l’otru día (había que caltener el misteriu). Díbamos volver a la gueta’l mostruu, pero esta vegada equipaos.
   
         Al día siguiente volvimos pol día. Entramos callaos en casa, ellos atristayaos y sobrecoyíos, yo confiáu.
            -¿Pues preparar un poco café?- dixe al mio collaciu.
            Atizó la cocina, qu’entá siguía encesa, y punxo la pota col café a ferver. Averéme a la cocina, y metí otra paletada de carbón.
            -Mete-y bien de carbón a esta cocina, como ayer de nueche - dixe yo.
          Entós saqué’l mio arma anti-pantasmes de la mio fardela, un detector de monóxidu de carbonu, que me dexara un collaciu que trabaya en prevención de accidentes llaborales, pues taba convencíu que tou’l problema yera por mor a una mala combustión na cocina, que facía que la concentración de CO2 aumentase.
Por mor que llevo trabayando desde siempre na industria, se abondo de los efeutos que produz el monóxido de carbonu, que ye un velenu pergafu, y que pue producir la muerte ensin enterase. En concentraciones non mui altes, pue dar mareos, dolores de cabeza, dolor y presión nel pechu, hasta pueden sentise acúfenos (chasquíos y pitíos).
            Púnxelu a midir na mesa la cocina. Los mios collacios punxeron cara rara: -Qué faes, qué ye esi aparatu.
            -Ye lo que va desenmazcarar al pantasma de vueso, nun ye un caza-pantasmes, sinon un mididor de monóxidu de carbonu. Pamiqué esi pesadiellu que-vos prime’l pechu y los acúfenos qu’oyiéis, yeren producíos por una intosicación sele de CO2.
            A lo primero, nun yeren creyelu, pero en cuantes vieron como subía la concentración de monóxidu de carbonu na cocina, empezaron a cayer de la burra. Nun dexé que llegase a  midir valores de concentración peligrosos, polo que cuando tuvieron convencíos abrimos les ventanes, dexamos morrer la cocina de carbón. Ya nel ordenador, pudieron ver ellos mesmos los efeutos que produz la intosicación por esti gas, polo que tamién cayeron na cuenta qu’acababen de salvar la vida, asina qu’invitáronme a una  bona xinta pa celebralo.

            Nin que dicir tien, que’l pantasma enxamás volvió, anque’l dolor de pechu sí volvió, cuando vieron la factura del albañil que-yos iguó la cocina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario