viernes, 8 de mayo de 2015

Cuntando a bultu: ¿cómo estimamos los humanos los grandes grupos?

    Cuantayá, cola idea d’atalantar el grau de precisión que tienen los ornitólogos pa estimar el númberu d’aves d’un báramu, fici un experimentu con dellos oservadores (con distintos niveles d’esperiencia). N’él enseñaba unes semeyes de báramos d’aves, los participantes tiníen estimar el númberu d’aves qu’había depués de mirar la semeya dos segundos, el númberu d’aves taba ente 1 y 100, y en munchos casos el númberu d’aves del báramu repitíase, pero con diferente distribución. Los resultaos destremaron muncho en función de la esperiencia del oservador (aunque non tanto como se pudiese pensar), sicasí toos estimaron bien los báramos pequeños, de 1 a 10 aves, d’ehí p’alantre  les diferencies disparábense, pero toos tuvieron tendencia a infravalorar el númberu que formaba un grupu grande. Aquellos datos una vez usados palos mios propósitos quedaron escaecíos nel archivu mio. El pasu del tiempu vieno a da-yos nuevu protagonismu, non ya p’atalantar cuán d’entrenaos tán los paxareros n’estimar grupos, sinon cómo concibe la mente humana les cantidaes d’oxetos reales.



A bultu, ¿cuántos estorninos hai?
     Los humanos tendemos a cabilar qu'el nueso conceuto del mundu ye la que siempre esistió, y el que prevalez sobre los demás, algo perllonxanu de la realidá, nin siquiera angüaño. Esisten fautores culturales que condicionen el nueso pensamientu, ente ellos la nuesa manera de cuntar, tamos tan avezaos a la aritmética que pensamos qu’el ser humán siempre cuntó, cuando’n realidá la mayor parte de les sociedaes de cazadores-esbilladores actuales, y quiciabes ancestrales, nun tienen nel vocabulariu so más qu’el un y el dos, pal restu afáyense ensín numberales, asina ye común que digan “una mano” pa nomar a los númberos averaos a cinco, poro ensin muncha esautitú, lo mesmo pa los numberales “dos manos” o “dos manos y dos pies” que definen a númberos averaos a 10 o 20 respeutivamente, pa otros númberos mayores pueden dicir “munchos” o “munchísimos”. Nun cuenten, nun lo necesiten, lo mesmo que pasa con otros animales. Hai que tener nes cuentes que l’aritmética ñació como un preseu de les sociedaes agrícoles, por mor la so necesidá de llevar les cuentes de les sos reserves de granos y otros productos.
    Si los cazadores-esbilladores nun cuenten, cómo conciben el tamañu de los grupos de les  preses o enemigos. Fae dellos años la revista Sciencie (DEHAENE et al., 2008) espublicaba un artículu que dexaba patente que los cazadores-esbilladores, tres facer un test (en cierto mou asemeyáu al que fici yo a los ornitólogos), tienen una perceución destremada a la que tenemos nós, los ocidentales, al estimar grupos de ente 1 y 10 elementos, estos conciben les cantidaes de forma llogarítmica mentantes que los humanos con educación “ocidental” facémoslo de forma llineal, la mesma conceición tiénenla los ornitólogos al estimar báramos d’aves d’ente 1 y 10 aves. 
Númberu d'aves del grupu y númberu estimáu polos ornitólogos


    ¿Támos ante un rasgu cultural o tenemos formes destremaes de ver les coses? Parez llóxicu pensar que la escala llineal ye la más natural, pero cómo podemos esplicar entós que los individuos que nun tuvieron contauto cola aritmética vean de forma llogarítmica, tamos ante un efeuto cultural. Cuando grafiqué los datos de les estimaciones de los báramos de 10 a 100 aves vs. el valor real del grupu, por increíble que paeza, apaeció un patrón llogarítmicu. 

Númberu d'aves del grupu y númberu estimáu polos ornitólogos

    ¿Por qué esa diferencia? Quiciabes a que los báramos pequeños podemos contalos rápido y por tanto  podemos representarlos de forma llineal, mentantes que los grandes estimamos a bultu, quiciabes de la forma natural ¿podría ser? Todo apunta a que ye asina. La revista Child Development (SIEGLER & BOOTH, 2004) asoleyaba un interesante artículu que dexábalo pernido, los autores ficieron un esperimentu con neños, que separtaron en tres grupos (5-6 años, 6-7 años y 7-8 años), mandaben-yos colocar númberos del 1 al 100 n’una reuta, en función d’áu creyíen ellos que yera la posición correuta. Lo qu'asocedió foi chocante (anque esperable colo que sabemos), según diben avanzando nel so aprendizaxe de matemátiques la representación de los númberos na reuta pasaba d’una conceición llogarítmica a una llineal, lo mesmo sucedió-y a DEHAENE y los sos collaboradores, cuando aumentaron el númberu de elementos na so prueba a “ocidentales”, con muchos puntos la so perceipción de les cantidaes yera como la de los cazadores-esbilladores. Paez ser, entós, que la escala llineal ye frutu de la educación y la cultura, ye más,  pruebes con animales dan resultados nesta llinia, ya que comparen cantidaes en función del so ratio, y non na diferencia ente elles, quiciabes ye meyor, falando evolutivamente, estimar cantidaes a bultu, que pararse a cuntales, por tanto ye del todo llógicu pensar qu’ante la falta de recursos matemáticos pa precisar el númberu d’oxetos faigamos usu de la nuesa programación por defeutu, y cuntemos a bultu.

No hay comentarios:

Publicar un comentario