jueves, 2 de febrero de 2017

Midiendo la Tierra con un palu, o de cómo midió Eratóstenes la circunferencia de la Tierra

   Nel mio primer añu de secundaria tuve dos mayestros que ficieron enanchar enforma’l mio interés pola ciencia, una foi la profesora de “Ciencias experimentales” (nomabase asina l’asignatura), Josefina, que supo despertar el pruyir pola ciencia de mio y de munchos de los mios compañeros (dellos a lo cabero tiraron per rames de ciencies, gracies a ella). Fízolo, nun sólo faciendo que’l temariu fuese comprensible a toos, sinon presentándonos a otru profesor, que pa mio foi un fitu, un antes y un dempués na mio forma de ver el mundu. Esti profesor foi Carl Sagan, con Josefina asistimos, a través del video VHS, a les sos clases maxistrales, los capítulos de la serie Cosmos, nes que repasa nun sólo la hestoria del Universu, sinon la hestoria de la ciencia, y del ser humán, un exerciciu de comprensión y síntesis de qué, quién y porqué somos.

   Esa serie fexo güelga en mio, tanto que fíceme, a pocos, con tolos capítulos de la serie, un esfuerzu pergrande pa la economía d’un rapazón de 13-14 años, y llegué a deprendelos cuasi de memoria. De les estayes más presotoses, pami, ye’l Capítulu 1, pues ye nel onde fala como, nel sieglu 3 anties de la nuesa era, un home de ciencia midió la circunferencia de la Tierra con una exautitú plasmante, valiéndose namás de palos, solombres, pies y la so cabeza, yera Eratóstenes. Va prestame relatar esta pequeña gran hestoria.

   Eratóstenes, amás de filósofu, xeógrafu, hestoriador, matemáticu o astrónomu, yera direutor de la biblioteca más importante qu’enxamás hebo na hestoria humana, la Biblioteca d’Alexandría (n’Exiptu). El mesmo Sagan lloraba la perda de la biblioteca, n’otru capítulu de la serie, pol desaniciu de tanta información sobre’l mundu antiguu, escrita polos propios partícipes, y pola cantidá d’obres destruyíes de los grandes del pensamientu d’aquella. Della namás quedaron, según el mesmo Carl, “dellos fragmentos que namás nos valen de tormentu”.

   Bono, la cosa ye qu’Eratóstenes, somorguiando ente los papiros, atopó un datu que-y pareció rescamplante, lloñe, nes fronteres meridionales, en Siena (güei Asuán, Exiptu), socediá que’l 21 de xunu, el solsticiu de branu, a mediudía cualesquier oxetu vertical nun proyeutaba nenguna solombra, y no fondo d’un pozu reflexábase’l Sol, ye dicir, el Sol taba no más alto del cielu, enriba les cabeces.

   Yera un fechu curiosu, y Eratóstenes, quiso ver si n’Alexandría tamién yera asina, polo que nel siguiente solsticiu de branu, a mediudía, miró si los oxetos verticales daben solombra. Socedió dalgo que fadría cavilar a cualesquier persona con curiosidá, los palos y columnes d’Alexandría, nel mediudía del 21 de xunu, daben solombra, ¿cómo podía ser?, ¿cuntaría mentira’l papiru que falaba del socesu en Siena? Naide diba mentir neso, había una respuesta pa too ello, la Tierra yera redonda, y non plana. La cosa ye cenciella d’atalantar.Con una Tierra plana, les solombres en tolos llugares, a la mesma hora y mesma fecha, tienen que ser igual de grandes, pues los rayos del Sol lleguen a la superficie paralelos, si ta vertical nun darán nenguna, si ta baxo una solombra llarga, pero siempre del mesmo llargor. Mentantes que con una Tierra curvada, redonda, los rayos, que siguen llegando paralelos, van dar solombres distintes, pues los oxetos verticales van tener inclinaciones destremaes. Nun yera nueva la idea de que la Tierra yera redonda, pero Eratóstenes, con estos nuevos datos, foi quien a midir cómo de grande yera esa esfera, el planeta Tierra.

   Ya dixe que yera matemáticu, polo que sabía perbien que cuando dos reutes paraleles son cortaes por otra reuta, los ángulos interiores alternos son iguales (ver imaxen), asina que sabiendo’l ángulu que formaba la pica d’un palu cola solombra de so, n’Alexandría, podía saber l’angulu ente Siena y Alexandría, que resultó ser d’unos 7º.


   7º ye la 51,43ª parte d’una circunferencia, polo que sabiendo la distancia ente Siena y Alexandría, podía conocer lo que midía la Tierra entera. Asina que contrató a un paisanu pa que midiera esa distancia, en pasos (vaya trabayu). Eratóstenes naguaba por que volviera l’home de vuelta, cola distancia, que resultó ser d’unos 800 km. Polo que la circunferencia de la Tierra midía, según los cálculos d’Eratóstenes, 41142,86 km (800 por 51,43). Los datos actuales dicen la circunferencia terrestre ye de 40076 nel so puntu más anchu, nel ecuador (ente polos ye menos, 40009, por que ya sabes que ye achaplada pelos polos), polo que pamidea que nun ta nada mal esi primer averamientu que fexo Eratóstenes, namás un 2,7% d’erru, sobre too si pensamos qué medios usó.

   Asina, más o menos, foi cómo lo contó Carl Sagan na so serie, la realidá ye que nun fue asina del  too, según qu’autor la distancia que midió Eratóstenes ta ente 39614 y 46268 km, polo que’l erru varía ente un 1% y un 15%, según la equivalencia que-y demos a la unidá de midida qu’usó Eratóstenes, poro, inda col erru del 15% el fechu ye plasmante.

   L’envís de Carl Sagan, yera rescamplar el fechu que la ciencia aforteca na curiosidá, en facese entrugues, y dir a la gueta’l retruque d’elles (con l’aída del talentu y la suerte), y pamique consiguiólo perbien, y sirvió pa encaminar a munchos peles siendes de la ciencia, bien como profesionales, bien como amateurs porcaces, que disfruten con pequeñes esperiencies tolos díes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada